En ocasiones se escucha decir que los niños son la futura generación, pero yo no estoy de acuerdo con esa expresión porque cabe el riesgo de no invertir lo necesario en ellos hasta que crezcan.

Lo correcto es decir que los niños son la nueva generación. Si pretendemos que el mundo sea diferente al que es en la actualidad, tendremos que preocuparnos porque la nueva generación, es decir, los niños de hoy en día, crezcan con los conceptos claros que vallan a producir esos cambios.

No podemos pretender esperar que nuestros hijos sean mejores que nosotros, si no invertimos y realizamos las acciones necesarias para que así sean. Ellos suelen imitarnos, con lo que si seguimos como hasta ahora, lo único que conseguiremos son más adultos como los que actualmente hay. Y no digo que todos sean malas personas, por supuesto que no, hay personas muy integras y con los valores muy claros, pero no podemos arriesgarnos a que nuestros niños tomen el concepto de lo que hay que hacer de todas las otras personas que no son tan correctas.




Los medios de comunicación, la economía escasa, el poco tiempo y muchos otros factores, están favoreciendo que los niños crezcan influenciados por todo lo que en la actualidad está produciendo el caos.

¿Que podemos hacer? creo que tendremos que invertir en los niños de una forma más consciente para producir el cambio deseado. Tendremos que ver las necesidades, los peligros, las fuentes de contaminación y actuar en consecuencia. En los tiempos en los que vivimos, la sociedad a intentado proteger a la niñez, ha creado leyes para eso. Sinceramente, ¿están protegidos?

He encontrado este vídeo que muestra a algunos niños adorando a Dios, supongo que no lo hacen obligados, lo hacen voluntariamente y por supuesto motivados por sus padres que quieren que crezcan entendiendo que es la voluntad de Dios la única forma de producir un cambio significativo en este mundo en próximas generaciones. Solo escucha y mira las caritas y dime que ves.

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn