Te muestro como beber agua de mar y para que, pero antes déjame contarte.

Me invitaron a una conferencia de Josep Pamies, un desconocido totalmente para mi en esos momentos, pero un personaje al que muchas personas están siguiendo con mucho interés. No sabía que tres horas de conferencia fueran a cambiar tanto mi vida, o por lo menos algunos de mis objetivos a corto y largo plazo.

Son muchas las reflexiones que podría contaros y que poco a poco intentaremos desarrollarlas para que todo el mundo tenga la información necesaria, hoy lo resumiré de esta forma.

Nos han cortado todo el conocimiento heredado de nuestras antiguas generaciones y están impidiendo que se conozca el beneficio de las hierbas y una buena nutrición. Podemos decir que los grandes productores de alimentos procesados y la industria de los fármacos están controlando nuestros hábitos  y no precisamente para protegernos sino para ganar mucho más ellos aunque eso perjudique gravemente a la sociedad.

¿Qué tiene que ver todo esto con el agua de mar? Bueno, hay comenzamos nuestra labor de información, lo que algunos pocos saben y que es muy beneficioso para la población mundial, nosotros nos hemos propuesto comunicarlo y quien sabe a cuantos podremos sacar de esta prisión de mentiras y falsa seguridad.

Hoy te voy a hablar del agua de mar, eso que cubre la tierra y que seguro alguna vez has tragado cuando estabas dándote una zambullida.

Si no tienes agua de mar en casa, esto es lo que te estas perdiendo:

  • Es con gran ventaja, la mejor sal de cocina.
  • Es la fórmula para obtener la mejor agua mineral.
  • Es el mejor dentífrico y colutorio.
  • Es el cicatrizado ideal de heridas en la boca.
  • Es el mejor laxante.
  • Es el mejor purgante.
  • Es un excelente estomacal.
  • Combate la acidez de estómago.
  • Contribuye a alcalinizar el medio interno.
  • Va de maravilla para lavar y desinfectar frutas y verduras.
  • Es el mejor regulador del medio interno.
  • Es el mejor nutriente celular.
  • Es un reconstituyente de primera.
  • Excelente para calmar el apetito y en consecuencia para regular el peso.

Aunque ya se comercializa el agua de mar procesada, como bien dice la palabra, es agua procesada, más que nada porque la ley exige que se procese para poder comercializar. Pero si eres de los afortunados que vive cerca del mar, la puedes coger gratis, toda la que quieras y mientras que no sea de un lugar que esté contaminado, como un puerto o un lugar donde se estén echando residuos, puedes cogerla y utilizarla. El mejor sitio es mar abierto y en costa rocosa, el agua está más trabajada.

Bueno, ya tenemos el agua de mar ¿y ahora que? Pues esto es lo que puedes hacer con ellas:

  • Puedes usarla en pequeñísimas cantidades para enriquecer mineralmente el agua o los zumos que tomes. Un simple tapón es suficiente.
  • Puedes isotonizarla (Convertirla en igual de salada que nuestras lágrimas y demás líquidos que circulan por nuestro cuerpo) y así obtener una bebida muy adaptable a nuestras necesidades orgánicas. Una parte de agua de mar tres parte de agua normal. La medida a tomar diaria seria la de un litro de esta agua isotonizada.
  • Puedes emplearla en la cocina, básicamente para salar los alimentos.
  • Puedes usarla, preferentemente hipertónica (sin rebajar), para regular el tránsito intestinal.
  • Puedes usarla de dentífrico; y en forma de colutorio, de higienizador de la cavidad bucal y sus conductos.
  • Va muy bien como digestivo cuando sientes pesadez. También es mejor sin rebajar.
  • Puedes emplearla antes de las comidas para reducir el hambre y la ansiedad. Es una buena ayuda para mantener una dieta equilibrada.

Es hora que vallamos mostrando los tesoros de la tierra que podemos usar para nuestro beneficio, claro, sin hacer mucho ruido, porque como se enteren los de arriba, nos prohibirán coger el agua del mar y colocarán multas grandísimas para recuperar el dinero que hayan perdido de lo que no han vendido ellos.

Yo, de momento, me encuentro muy feliz de poder usar el agua de mar gratis.

Te recomiendo este libro que puedes descargarlo desde aquí

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn